Clac, clac, clac

Siempre llueve. Llueve cuando ha llovido y entonces vuelve a llover. El ruido no cesa en los cristales y me duele la cabeza. Subo el volumen de la música y sigue lloviendo. Pongo la tele pero las gotas siguen cayendo. Nada consigue que pare hasta que, de repente, con el clac clac, clac, de las gotas, todo se calma.

La lluvia tranquiliza todo lo que antes revolvía y sigue revolviendo mi calma. El ruido del agua contra los cristales me sumerge en un profundo sueño, intento calmar mi dolor de cabeza contando las gotas, clac, clac, clac, a un ritmo suave y acompasado.

Llueve. Y siempre lo hace sobre mojado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s